Compartiendo Mi Oración de la Mañana

          Creo que todos debiéramos tomar muy en serio nuestra vida espiritual. La salud de nuestra alma, porque de ella depende no solo el vivir con Dios, en su paz y su gozo en esta vida sino la salvación eterna.

          Las Iglesias son como las escuelas, los restaurants o los médicos; Hay unas buenas, otras mediocres y algunas hasta malas; Entre las buenas hay excelentes y otras más o menos. Entre las mediocres puede haber algunas hasta malas, que me alejen de Dios, me separan de vivir con él; de hecho, hay Iglesias y/o ministros, pastores o sacerdotes que enseñan a sus feligreses a despreciar a los de otras iglesias; o sea, lo contrario a lo que Cristo enseñó. Podemos decir que estos ministros y sus enseñanzas son “anticristianos”.

          Si tú vas a tu Iglesia y no te ayudan o enseñan a llevar una vida real y personal con Cristo todos los días de la semana,  no puedes decir que sea una buena Iglesia. A lo más será una iglesia mediocre.

          Te toca a ti discernir y ser honesto/a con tu propia vida espiritual. ¿Estoy siendo alimentado/a en mi vida Espiritual? ¿O me están haciendo creer que solo tengo que “cumplir” con los requisitos de esa religión y no es necesario llevar una vida de crecimiento diaria con Jesús?

          Si descubres que tu iglesia o tus ministros no son buenos, no los juzgues, más bien ora mucho por ellos, y en persona o por carta, hazles saber tus deseos y necesidad de recibir una buena formación espiritual y bíblica. Pero por favor, no te quedes estancado/a en tu vida espiritual. Tu vida eterna depende de ello.

Mat 7:15-18  y Jesús les dijo: "Cuídense de esos mentirosos que pretenden hablar de parte de Dios. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. Ustedes los pueden reconocer por sus acciones, pues no se cosechan uvas de los espinos ni higos de los cardos.  Así, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.  El árbol bueno no puede dar fruto malo, ni el árbol malo dar fruto bueno.

Recibe hoy el gozo y la paz de Dios

Fray Charlie